alejandro molina aiesec

La curiosidad me hizo emprender un negocio

Siempre he escuchado decir que la curiosidad mato al gato pero en este caso fue lo contrario, hizo nacer a un artista y su nombre es Alejandro Molina, arquitecto originario de Masatepe, municipio de Masaya, él nos comparte su historia como emprendedor, dice que desde que tiene uso de razón dibuja y pinta, con el tiempo se dio cuenta que el arte de tatuar es su pasión.

fb_img_1476728050575

Todo inició hace 3 años por curiosidad y con las ganas de hacer algo nuevo y diferente, decidió invertir su capital en comprar máquinas y materiales para tatuar, lo que era un riesgo porque son caros y los tenía que importar, sin embargo lo hizo y empezó hacer  sus primeros diseños desde su casa con sus amigos, le salió tan bien que un año después abrió su primera tienda de tatuajes en San Juan del Sur donde se fue destacando y reconociendo por cada tatuaje realizado. Hace dos meses que decidió trasladarse a la capital Managua donde tiene su tienda de nombre Tattoo Club con tres artistas más y hasta el momento han tatuado a deportistas, reinas y cantantes famosos de nuestro país, él no se imaginaba que este arte además de ser su hobby “llegaría a ser su trabajo y la mayor pasión de su vida”, expresa Alejandro.

Alejandro ha viajado a Costa Rica, Guatemala, Panamá, España y próximamente a México donde ha ido a seminarios y convenciones de tatuadores, hasta la fecha tiene seis reconocimientos y dos premios internacionales de lo cual se siente muy orgulloso de representar a Nicaragua. Alejandro comparte la importancia de viajar porque conoces otra cultura, gente y profesionalmente te actualizas,  ves  y asimilas el desarrollo de los otros países y venís con un cambio, con ánimos de innovar en el área que te desempeñas .

alejandro molina aiesec

Le preguntamos lo más curioso que le ha pasado en sus viajes  y nos contó que estando en España con unos compañeros de diversos países  pusieron música nicaragüense en el local y fue muy emotivo ver como otras personas nos conocen y valoran nuestra cultura.

Como emprendedor él piensa que debemos de arriesgarnos y como jóvenes a veces no tenemos apoyo ni presupuesto disponible pero si empezás con cosas pequeñas vas creciendo y  haciendo cosas grandes, no hay que desistir y no hay que decir “no puedo” porque si es algo que te gusta todo saldrá bien.

alejandro molina aiesec

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *