Intercambio AIESEC Taiwan

Nica generando sonrisas en China

Mi nombre es Jenyffer Berrios, tengo 22 años de edad, graduada en Strategic Marketing de la Universidad Americana (UAM). En el transcurso de mi carrera, numerosas veces la publicidad de AIESEC atrajo mi atención; acariciar la idea de poner en práctica mis conocimientos académicos en el campo laboral fuera de las fronteras de Nicaragua me emocionaba.

Taiwan AIESEC Volunteer

Hay momentos en los que uno se siente un poco atascado, bloqueado e insatisfecho por lo que ofrece el entorno, probablemente les ha pasado. Considero que en esos momentos un cambio es justo y necesario, correspondiendo a  este sentimiento decidí  dejar mi zona de confort y opté por realizar un voluntariado a través de AIESEC. En el que estaría cooperando con los objetivos de desarrollo sostenible que tiene la ONU para el año 2030.

Fueron 126 opciones de donde ir; buscaba un país lejano, con una cultura ajena a mis costumbres. Se logró localizar en Taiwán un proyecto llamado Dream Beyond Language (DBL) el cual se basa en  asistir a adolescentes a aprender inglés y al mismo tiempo ofrecer un intercambio cultural.

Taiwan Global Volunteer

Al venir a Taipei tuve la dicha de compartir con excelentes personas, tanto con los chicos de AIESEC cómo los profesores y estudiantes en la escuela donde se llevaba a cabo el proyecto DBL, Fuying Junior High School.

Dos meses ha durado este voluntariado y  han sido extraordinarios, una experiencia de resultados positivos. No ha sido sólo el hecho de poder ayudar a aprender inglés sino también el poder generar sonrisas en los rostros de todas las personas involucradas en el proyecto. Un voluntariado como este hace que saques lo mejor de ti, y a pesar de estar enfocado en ayudar a las personas terminan siendo ellas quienes te ayudan a ti.

Los estudiantes se ganaron mi corazón con sus risas, sus preguntas, detalles y sobre todo su inocencia. Ver su interés por mi país y mi cultura no tuvo precio. Sus ganas de aprender fueron realmente motivadoras. Ellos y los maestros en Fuying me hicieron sentir como la personas mas especial de este mundo. Lo cual nunca podré terminar de agradecer.

Mi única preocupación para esta aventura era el hecho que no hablo taiwanés y no todos hablan inglés, afortunadamente nunca fue un problema. Entre señas, un poco de google  pero sobre todo la amabilidad de la gente, mis días siempre concluyeron con satisfacción.

Volunteer Nicaragua Taiwan

Taiwán es un país que enamora. La gente es asombrosa, el día a día te llena de felicidad y los paisajes son realmente inspiradores. Participar en un voluntario internacional es algo imposible de olvidar, definitivamente debería de encabezar ese “bucketlist” que todos tenemos.

Intercambio AIESEC Taiwan

1 reply

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *