mauricio-costa-rica

No me dan permiso de hacer un voluntariado

¿Te pasa que te morís de ganas de hacer un voluntariado en otro país con AIESEC y tus papás no te dan permiso y te empiezan a decir cosas sobre violaciones, trata de personas, secuestro, venta de órganos y un montón de cosas más que vieron en los noticieros o en las radios del país (o de otros países)?

Pues no te preocupés, porque no sos ni el primero ni el último que pasa por este tipo de situaciones. Es común que los padres se preocupen por sus hijos, sobre todo cuando se trata de un factor de riesgo como lo es viajar solo a otro país; sin supervisión, sin un guía, con el presupuesto limitado y, según muchos padres, sin ningún motivo porque “nada tenés que hacer buscando el peligro”, “buscá cómo estudiar en vez de andar pensando en vagancias”… Y su respuesta se encierra en un rotundo “NO”.

Lo que papá y mamá no saben es que no es vagancia; es el inicio de una vida nueva, de tener otra perspectiva del mundo, de poder hacer algo positivo para nuestra sociedad que aparentemente está en decadencia… y aunque la actitud de nuestros padres es completamente comprensible ya que por desgracia existen muchos riesgos a los cuales podríamos enfrentarnos; no se puede cambiar al mundo con miedo, hay que dar el paso y arriesgarse por un bien mayor.

Uno de los principales miedos de los padres es la trata de personas. Eso no es un problema con AIESEC ya que estamos presente en más de 126 países y territorios, somos la red de jóvenes líderes más grande del mundo y contamos con más de 70 años de antigüedad que respaldan la experiencia que le brindamos a los voluntarios.

aiesec nicaragua

¿Miedo a ser estafados?

¡Nada de eso! En el último semestre (de julio 2016 a enero 2017) 43 voluntarios salieron de su zona de confort para crear un cambio positivo en el mundo; en la Historia de AIESEC en Nicaragua (5 años) hemos impactado más de 250 vidas de voluntariados Nicas que se van al extranjero porque quieren hacer de este mundo un lugar mejor para todos, donde podamos convivir en armonía.

aiesec nicaragua
Es normal que nuestros padres se preocupen por nosotros, por nuestra salud, nuestras vidas… Pero ¿Quién se preocupa por el mundo? Esta es una ardua labor que nos corresponde a todos…

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *