Por eso al final ese miedo de no saber que esperar, se volvió en fuerza

Creo que una página no sería suficiente para describir cada una de las experiencias que pude vivir durante los 2 meses que estuve en Brasil.

Comencemos desde mi llegada, al llegar me sentí un poco extraño y no sabia lo que iba a ocurrir allá,

  • como me iban a tratar en mi casa host
  • como iba a desenvolver mi trabajo voluntario

DSC05718 (1)Sin embargo con el pasar de los días iba ganando confianza en mí mismo y yo sabia que tenía la capacidad para realizar un excelente trabajo voluntario de poderme relacionar sin ningún problema con las personas que me rodeaban y así fue, mi host Luciana fue la mejor, las personas de APADEFI que fue la ONG donde estuve trabajando fueron súper amables, siempre dispuestos a apoyarme y trabajar junto con migo, por eso al final ese miedo de no saber que esperar se volvió en fuerza y confianza en mí mismo, lo que me permitió dar lo mejor de mí mismo durante el tiempo que estuve allá.

Aproveche el tiempo y pude mejorar mi portugués, yo había estudiado portugués en la embajada de Brasil en Nicaragua, pero luego de 2 meses allá, escuchando y hablando portugués todos los días puedo decir que realmente mejore o mejor dicho pulí todo lo que había aprendido en Nicaragua.

Muchas de las personas en Volta Redonda no conocen Nicaragua, piensan que somos una isla, hasta que somos parte de África XD, algo muy interesante es que ellos a todos los extranjeros les llaman gringos cosa que para nosotros es extraña porque nuestros gringos son los de Estados Unidos, fui llamado de Boliviano, Peruano, Chileno menos de Nicaraguense y hasta cierto punto lo entiendo porque llegan muy pocas noticias de Nicaragua allá. Pude dejar un poco de cultura Nica allá, por ejemplo algunos dichos, muchas palabras en español, ellos probaron dulces y rosquillas Nicaraguenses, en fin pude mostrarles como éramos los Nicas y que nos parecíamos mucho en el trato amable, gastronomía y estilos de vida.

DSC06109Puedo decir con certeza que el pueblo Brasileño es muy hospitalario, amigable, buena gente, moridores y siempre te van a recibir de brazos abierto, lo que al final complica la despedida, llegas con miedo y luego no te quieres ir hahahaha que ironía pero es linda la experiencia y más si encuentras el amor cuando nunca lo fuiste a buscar 😉 pero eso ya es otra historia.

Gracias a AIESEC pude hacer amigos de muchos países, conocer lugares lindos, aprender una lengua nueva y di a conocer a mi país, si no hay algo mejor entonces qué??? Y eso sin meter que mejoras tus aptitudes como profesional, el liderazgo y toma de decisiones que al final son cosas que vamos a llevar con nosotros por siempre.20160123_104633

Para mí TODOS en algún momento de nuestra vida deberíamos hacer un intercambio, no necesariamente a Brasil, puede ser a cualquier país, no importa, lo lindo es la experiencia, el intercambio de cultura y la gente que te vas encontrando en el camino que al final te cambian la percepción del mundo y te permite expandir tus horizontes y ver que nuestra realidad aquí en Nicaragua no es tan diferente de cómo es en otros países.

Atentamente, 

Jorge Luis Ruiz Barberena