¿Habilidades blandas? ¿Con qué se come eso?

Podés llegar a pensar que las habilidades blandas (soft skills) no son para todos, que la gente que es así ya nació con eso; pues no… Al igual que cualquier músculo de tu cuerpo, se puede entrenar y fortalecer hasta hacer de vos el tipo o la tipa más blanda del mundo (irónico ¿no?).

Pero hablemos un poco de las habilidades blandas. Según San Google y Educrea, la definición de estas es: “El resultado de una combinación de habilidades sociales, de comunicación, de forma de ser, de acercamiento a los demás, entre otras, que hacen a una persona dada a relacionarse y comunicarse de manera efectiva con otros”.
Entonces, si las habilidades blandas son más que todo social, ¿Cómo podría yo; que me cuesta hablar con gente, que me cuesta hablar en público, que prefiero estar en mi cuarto viendo anime, leyendo cómics o jugando videojuegos (o todas las anteriores); desarrollar habilidades blandas?
Bueno, nadie dijo que fuera fácil… Para esto necesitas ¡amor, comprensión y ternura! Ah no, eso no… necesitas pasión, compromiso y disciplina. ¿Por qué? ¡Fácil! Primero que nada, pasión porque si no te enfocas en algo que realmente te guste, te atrape y te motive, lo vas a terminar abandonando; a la fuerza ni los zapatos prix. Segundo, compromiso; una vez que encontraste qué es eso que te gusta, te apasiona, te envuelve fervientemente en sus garras y no te deja dormir… tenés que comprometerte con ello; plantearte metas con ello, aspirar a más, soñar en grande.
Y tercero, DIS-CI-PLI-NA, porque simple y sencillamente esa es la clave del éxito.
Entonces… ya estuvieras metiéndote a un grupo de teatro, de danza, practicando artes marciales y aprovechando tu tiempo mientras aún disponés de él. Y si te sirve de algo un pequeño consejo para que podás implementar todo lo que mencionamos en este post, vos podés ser parte de la organización de jóvenes líderes más grande del mundo y desarrollar no solo tus habilidades blandas sino también descubrir y explotar esas capacidades que te van a servir a posicionarte de lleno en el mundo laboral tan aterrador que nos espera a todos. ¿Qué esperás para ser parte del cambio? Dale click al siguiente enlace y descubrí como cambiar al mundo.

3 razones de porque vale la pena ser un voluntario

Las personas siempre dicen ¿por qué gastás el tiempo siendo voluntario? y realmente siento que no entienden porque lo hago; es cansado explicarle a todos el porqué de este estilo de vida que he decidido tomar, por eso te voy a contar las 3 razones de porque vale la pena.

  • Te conocés

Uno de los valores más significativos que he aprendido durante mi tiempo de vountaria ha sido la capacidad de reconocer mis debilidades y fortalezas para poder afrontar mis miedos y desafíos personales. Eso me recuerda que, anteriormente al hablar frente al público sentía que las personas se iban a reír de mí, temblaba, no podía leer y simplemente mejor no pasaba; en cambio ahora, me río recordando esta debilidad y comparto mis ideas libremente y hasta soy líder de un equipo.

“En AIESEC experimenté la sensación de encontrarme a mi mismo, solo para ser mejor cada vez”. Bryan Solórzano (Team Leader del área de Marketing a nivel Nacional)

  • Trabajás por una labor social

“Trabajar” para muchos puede significar hacer dinero, pero cuando realizás un voluntariado esto cambia, te dás cuenta que hay cosas que tienen más valor, como los sentimientos y la  convivencia, que para algunas personas parece simple pero para otras es ayudarles a mejorar su estilo de vida.

“Siento a la organización como parte de mí y que de verdad puedo generar un gran impacto en la sociedad”. Arquímedes Sandoval (Miembro de Comité Local)

  • Crecés profesionalmente

Siempre nos han dicho que la práctica hace al maestro, pero siendo joven es difícil encontrar  el espacio para implementar tus conocimientos profesionales; y siendo voluntario tenés la oportunidad de desarrollarte mediante la práctica y lo mejor es que trabajás con otros jóvenes enfocándote en estrategias de liderazgo, usando herramientas estadísticas, aprendiendo de marketing y hasta de diseño gráfico.

‘‘Me uní a AIESEC porque quería salir de mi zona de confort haciendo cosas nuevas, para aprender qué es ser un líder y cómo se forma, para obtener crecimiento personal y profesional.’’ Magdeling Urbina (Team Leader del área de intercambios salientes).

Realmente ser voluntario es una de las mejores ideas que he tenido a pesar que los demás o las personas en mi entorno no comprendan porque lo hago. Parte de la aventura de mi vida es tomar retos y estar más cerca con las problemáticas sociales porque creo que pequeñas acciones hacen grandes cambios.

Todos los que aplican a AIESEC es porque tienen el deseo de desarrollar su liderazgo, ayudar una causa social, conocer nuestra cultura AIESECa y ser parte del cambio social que como jóvenes podemos hacer.

Me uni a AIESEC porque vi la oportunidad de hacer algo. Las personas que son miembros son increíbles y me han enseñado mucho, he descubierto que puedo hacer un cambio y ayudar a otros a hacerlo también”.  Lindsay Chiong (Miembro de comité local).

Muchas personas nos dirán que es una pérdida de tiempo ser voluntarios, pero cada vez que me empodero, lidero un equipo, aprendo nuevas cosas, me divierto y represento a mi país; lo menos que quiero es salirme… y por eso, te invito a que lo intentes.

El arduo trabajo… de buscar trabajo

Ser joven nunca ha sido fácil y en estos días todo es un reto. ¿Recordás cuando eras pequeño y querías desvelarte todas las noches pero no podías? Bueno, te apuesto lo que traigo en mi billetera (que no es mucho) a que en este punto de tu vida te has desvelado más veces de la que puedes contar y no precisamente porque querés.

Como te decía, ser joven no es fácil con todos los afanes nuevos que tiene la vida. Pareciera que estos se actualizarán como aplicaciones en tu móvil. Nuevas tendencias, nuevas modas, nuevas cosas y tecnologías que adquirir. ¡Ah! Y tampoco nos olvidemos de los materiales para tus clases; ni mencionemos este último si eres un arquitecto o diseñador. Toda esta tendencia, dirás consumista (pero necesaria), nos mueve el piso y nos hace ver la realidad. Necesitamos dinero y por ende un trabajo.

La necesidad

“Para la siguiente clase necesito que todos tengan su cámara. No me importa si se la prestan a su tía pero la traen”. Recuerdo mi clase de fotografía como ayer, no tenía dinero ni a quién prestar la cámara. ¡Genial! Voy a dejar la clase. ¿Quién dijo que era fácil?

La triste realidad es que, muchas veces (la mayoría de ellas), si querés seguir en tu carrera y terminarla, tenés que invertir no solo en la mensualidad de esta sino en los materiales. Cámaras, computadoras espaciales, Sharpies (muchos), materiales para hacer tu maqueta, y puedo seguir todo el día.

Es difícil si venís de una familia que no puede darse muchos lujos, como en mi caso. Pero, sea cual sea tu posición económica, vas a tener La Necesidad de tener estos materiales.

Puede que tu caso sea diferente y necesites, como todo joven, comprar ropa, zapatos, un bolso que viste en el centro comercial, entre otras cosas; y tus padres simplemente decidan no darte el dinero porque “es innecesario”. ¡Pero claro que no! ¡Los necesito! ¿Quién dice que no? Como te decía anteriormente, La Necesidad siempre surge.

La búsqueda

Ahora vamos a la siguiente etapa, ¿De dónde rayos consigo dinero? Necesitás un trabajo, algo que te permita estudiar, salir con tus amigos e incluso dormir si es posible. Empezás a buscar cosas afines a tu carrera, ya sea un freelance, hacerle las fotos a tu prima que está de quince, todo cuenta. Pero llegás a un punto en que no es suficiente.

Mirás en los periódicos y ves que necesitan personal. ¡Excelente! Pero con toda una vida de experiencia en su carrera. La triste y vieja ironía de ser un joven y no poder trabajar porque necesitás experiencia, pero no podés tener experiencia si no tenés un trabajo.

A todo esto le sumas las largas filas en las ferias de trabajo, envío de email sin respuestas, hacer perfiles en todas las páginas de empleo.

La esperanza

En toda tu búsqueda, encontraste que hacer pasantías es una buena opción: Te da experiencia, aprendés más de materias afines a tu carrera y conocés personas para tu Networking. Lo ideal también es poder encontrar un trabajo de medio tiempo o con horarios flexibles para poder estudiar y dormir bien.

Porque soy un joven como vos, sé de la lucha que llevás en tu día. Conozco lo difícil que es subsistir en la sociedad actual para poder cumplir tus sueños y metas. Por eso me he dedicado a buscar algunas opciones que te ayuden a tener experiencia y eventualmente conseguir un trabajo.

MEJORÁ TUS HABILIDADES

El conocimiento es poder y mientras más dominés una determinada área de tu carrera, más oportunidades tendrás en la vida. Creeme que es mejor dominar una sola habilidad a la perfección, que muchas a la vez. ¿Por qué crees que Apple solo posee un modelo de teléfono? Aprovechá también el tiempo libre para perfeccionar el dominio de una segunda lengua, habilidades informáticas, un curso de excel o algo afín a tu carrera; asistir a talleres y seminarios (buscalos gratis, ya sea en internet o presenciales)  que mantengan tu tiempo ocupado.

REALIZÁ  TRABAJO VOLUNTARIO

“El hombre que se atreva a perder una hora de su tiempo no ha descubierto el valor de la vida.” En tus manos poseés algo que en el futuro vas a apreciar con certidumbre: tiempo. Ser voluntario dónde podés adquirir mucha experiencia ya que usarás tus habilidades, conocerás gente que tiene tus mismos ideales y harás contacto, uno nunca sabe quizás alguien te recomiende a un trabajo y le das un plus a tu cv. Si tienes ahorros los podés invertir e ir al extranjero como voluntario y así tomas un tiempo para conocer a otras personas, culturas y te apuesto que cambiarás la manera de ver la vida.

SÉ EMPRENDEDOR DE TU PROPIO FUTURO

Cuántas veces pensaste “quiero ser mi propio jefe”, puede ser una buena oportunidad este tiempo libre para hacer un pequeño negocio tal vez ya sabés cuáles son las necesidades de la gente, quizás haciendo las fotos de los quince de tu prima viste que ganaste un dinero extra, o diseñando el volante del negocio de tu hermano, o ayudándole con las publicaciones del negocio de tu mamá pueden darte ideas que puedes hacer estas cosas como un negocio a terceros.

Es bien sabido que estar desempleado  siendo joven significa incomodidad y desmotivación porque queremos desarrollarnos profesionalmente y comprar nuestras cosas para independizarnos, entonces en esta etapa hay que intentar pensar de manera positiva, mantenerse activos, nunca perder el optimismo y ocupar el tiempo en cosas fructíferas mientras llega un trabajo, de esta manera la espera se puede hacer menos frustrante y más provechosa.

Si tuvieras la oportunidad de hacer la diferencia en el  mundo mientras te preparas para la vida laboral que te espera paciente y cruel ¿No lo harías? Pues esta es tu oportunidad.

No me dan permiso de hacer un voluntariado

¿Te pasa que te morís de ganas de hacer un voluntariado en otro país con AIESEC y tus papás no te dan permiso y te empiezan a decir cosas sobre violaciones, trata de personas, secuestro, venta de órganos y un montón de cosas más que vieron en los noticieros o en las radios del país (o de otros países)?

Pues no te preocupés, porque no sos ni el primero ni el último que pasa por este tipo de situaciones. Es común que los padres se preocupen por sus hijos, sobre todo cuando se trata de un factor de riesgo como lo es viajar solo a otro país; sin supervisión, sin un guía, con el presupuesto limitado y, según muchos padres, sin ningún motivo porque “nada tenés que hacer buscando el peligro”, “buscá cómo estudiar en vez de andar pensando en vagancias”… Y su respuesta se encierra en un rotundo “NO”.

Lo que papá y mamá no saben es que no es vagancia; es el inicio de una vida nueva, de tener otra perspectiva del mundo, de poder hacer algo positivo para nuestra sociedad que aparentemente está en decadencia… y aunque la actitud de nuestros padres es completamente comprensible ya que por desgracia existen muchos riesgos a los cuales podríamos enfrentarnos; no se puede cambiar al mundo con miedo, hay que dar el paso y arriesgarse por un bien mayor.

Uno de los principales miedos de los padres es la trata de personas. Eso no es un problema con AIESEC ya que estamos presente en más de 126 países y territorios, somos la red de jóvenes líderes más grande del mundo y contamos con más de 70 años de antigüedad que respaldan la experiencia que le brindamos a los voluntarios.

aiesec nicaragua

¿Miedo a ser estafados?

¡Nada de eso! En el último semestre (de julio 2016 a enero 2017) 43 voluntarios salieron de su zona de confort para crear un cambio positivo en el mundo; en la Historia de AIESEC en Nicaragua (5 años) hemos impactado más de 250 vidas de voluntariados Nicas que se van al extranjero porque quieren hacer de este mundo un lugar mejor para todos, donde podamos convivir en armonía.

aiesec nicaragua
Es normal que nuestros padres se preocupen por nosotros, por nuestra salud, nuestras vidas… Pero ¿Quién se preocupa por el mundo? Esta es una ardua labor que nos corresponde a todos…

5 razones para ir a Colombia como voluntario

¿Has pensado en la posibilidad de realizar un voluntariado? Colombia es una buena oportunidad para realizar uno; podés invertir tus vacaciones ya que solo necesitás  seis semanas. Colombia es catalogado por ser un país lleno de diversidad, con paisajes hermosos, gente amable, con ciudades pintorescas sin embargo ha sido uno de los países latinoamericanos que más ha sido golpeado por diferentes problemas sociales, a pesar de todo eso se ha sabido recuperar y eliminar la mayoría de estos conflictos.

Colombia día a día lucha por el bienestar del país y AIESEC en Colombia para contribuir con su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible tiene  proyectos  enfocados en  ayudar a mejorar el país.

Las razones por las que debés hacer un voluntariado en Colombia:

 

  • Podés desarrollar tus habilidades y descubrir tus competencias

 

Durante el desarrollo del proyecto vas a utilizar tus conocimientos y  habilidades donde podés constatar mucha información que has adquirido por medio de tu estudio, libros, amigos, etc., poniéndolos en práctica y compartirlo con los demás. También podés descubrir talentos que no sabés que tenés.

carlos acuña aiesec nicaragua

 

  •      Aumentar tu realización personal y  darle valor agregado a tu CV          

 

¿Estás ansioso por salir de la universidad o ya saliste? ¿Querés trabajar en lo que te gusta? Un voluntariado siempre es una buena opción para empezar a trabajar y conocer realmente las problemáticas sociales y cómo se desarrollan las empresas en la sociedad, al cambiar tu manera de ver la vida hace que tengás mejores metas y que tus ambiciones sean enfocadas más a lo que está pasando en tu alrededor.  

 

  • Amplias tu red de contactos

 

Tendrás la oportunidad de conocer nuevas personas tanto de Colombia como de diferentes países, por lo tanto tu red de contactos se extenderá. Algo muy importante es que harás amigos que no pensabas tener, compartirán los mismos gustos y aficiones; tendrás un lazo que los unirá por siempre, que es tener ese deseo de hacer un cambio positivo por los demás.  

maxresdefault

 

  •  Te divertirás, conocerás otra cultura y serás independiente

 

En tus tiempos libres podés disfrutar  y divertirte conociendo más de la cultura Colombia; los proyectos son en las ciudades de Cartagena y Barranquilla, su gente es caracterizada por ser encantadora, talentosa, alegre y amable.

Carlos Vives, Sofía Vergara, Shakira y un sin número de artistas reconocidos son originarios de Colombia. Por ser ciudades costeras tienen lindas playas y cómo no vas a ser alegre si creces al ritmo de la cumbia y el vallenato, con esos ritmos te harán bailar, incluso si no sabes.

Ellos dicen un refrán popular, “pa’ bailar no necesitas sino una baldosa”.

  • Dejarás tu huella

 

Estás aportando un poco de vos en una labor social, es una experiencia que marcará tu vida, vas a poder empoderar a otros, tendrás muchas historias que contar, tendrás amigos que hasta los llamaras hermanos, dejarás una huella en vos y en los demás.

¿Cómo lo podés lograr?

Aplicando a los proyectos siguientes:

Synergy: Éste proyecto tiene el objetivo contribuir con las deficiencias administrativas, de marketing y de recaudación de fondos de ONGs y trabajar con ellas para aumentar el impacto en los proyectos que ya tienen.

Pa proyect artes: Reducir las desigualdades construyendo estrategias para que los niños y niñas piensen el arte y la cultura.

We speak: Brindar apoyo en la calidad de Educación por medio de reforzamiento en clases de inglés a niños y niñas.

Podés potencializarte y a la vez conocer un poco más sobre Colombia. ¿Qué esperás?

Somos voluntarias y nos gusta recorrer el mundo

Por un buen tiempo las sociedades creían que las mujeres debían quedarse en casa y cuidar de ella, eran criadas como muñequitas de sala o como cenicientas en la cocina, sin embargo ahora somos una revolución completa, somos desde Presidentas de un país, dueñas de empresas hasta astronautas; día a día vamos ocupando más puestos importantes y se nos está reconociendo nuestro lugar.

Hay muchas mujeres que desde hace años han realizado viajes largos  por una causa social, voluntaria, religión, arte, aventura o diversión que tal vez en su época era inusual que a una mujer le gustara recorrer el mundo, así que encontré dos ejemplos donde cumplieron la meta y  te pueden motivar:

Amelia_Earhart,_circa_1928

  1. Amelia Earhart, la Aviadora: Chica estadounidense que tenía como pasatiempo juntar recortes de diarios con las historias de las mujeres que sobresalían en actividades que tradicionalmente eran protagonizadas por hombres. Durante la Primera Guerra Mundial, ella trabajó como enfermera voluntaria y aprovechó para visitar un campo del Cuerpo Aéreo Real, y  desde allí comenzó su interés por la aviación para después iniciar a viajar.

Annie_Londonderry_TheSeekSociety

  1. Annie Londonderry, la viajera ciclista: A ella la desafiaron a dar la vuelta al mundo en bicicleta en quince meses, Annie era periodista y aceptó el reto pero también tenía que ganar 5000 dólares durante su travesía. ¿Qué hizo? Convirtió su bicicleta y su cuerpo en espacios disponibles para publicidad: pedaleó y llevo cargando carteles con anuncios de distintas marcas, así se sustentó y lo logró!

 

Son historias inspiradoras y considero que en la actualidad tenemos  más accesibilidad a medios de transportes y opciones para viajar, eso me recuerda que hace poco leí sobre Cassie de Pecol, una chica estadounidense de 27 años, que visitó todos los países del mundo en 18 meses y 26 días logrando batir el récord Guinness anterior por menos de la mitad del tiempo. Ella cuenta que emprendió el viaje con la intención de promocionar la paz, la sostenibilidad ecológica y los derechos de la mujer, me parece que es genial viajar con un objetivo social y crear conciencia ante los problemas que tiene nuestra sociedad.

Achuars-in-Amazon-Rainforest

 

Desde AIESEC creemos y fomentamos la Igualdad de Género y también que todos y todas tenemos las misma oportunidades. Un dato curioso es que el 70% de los intercambios de AIESEC en Nicaragua es realizado por mujeres, en el rango de edad de 18 a 22 años. Entonces ¿Qué quiere decir esto? ¿Como lo analizamos ? creo que no estamos lejos de Amelia, ni de Annie ni de Cassie también somos mujeres con conciencia social, estamos saliendo de nuestra zona de confort, estamos demostrando nuestras virtudes y dejando el miedo, estamos cumpliendo el sueño de muchas y encontrándonos a nosotras mismas.

IMG_6697

Parte del reto de ser Voluntaria de AIESEC es vivir un experiencia diferente a la que puedes tener haciendo un viaje de excursión porque por seis semanas, estarás viajando a otro país motivada por el proyecto que elijas y vas a convivir con una nueva familia que tendrán costumbres distintas a las que estés acostumbrada, compartirás tu cultura y aprenderás de las otras, tendrás nuevos amigos que tienen ideales parecidos a los tuyos y serán de todas partes del mundo, perderás el miedo expresarte, a salir sola, un momento de encontrarte a ti mismo o ayudar a alguien ha hacerlo  y tendrás muchas historias que cambiaran tu manera de enfrentar y vivir la vida.

Solo te queda decidir y tomar el reto de ser una chica que se suma a Ser Voluntaria y recorrer el mundo.

¿Por qué el unirme a AIESEC puede ser la peor idea que tenga?

Estar en un voluntariado podría ser la peor decisión que podrías tomar, en especial en AIESEC. Sí, a como lo leíste. Estar en AIESEC es perjudicial para tu comodidad, tu agenda y tu círculo social. Puede también desestabilizar tu red de contactos pues, vas a encontrar a demasiadas personas de todo el mundo: Alemania, México, Argentina, Perú; tantos que vas a tener que eliminar personas (que tal vez ni conocés) de tu Facebook.  Y lo peor de todo, vas a salir de tu zona de confort; de esa zona donde te la pasás durmiendo todo el día o te esforzás al mínimo en cada tarea que haces. ¿Qué podría ser peor? ¡Estamos hablando de horas de sueño! Te volvés más productivo.

Como podés ver, AIESEC es una plataforma que cambia radicalmente tu vida al sacarte de tu rutina de ocio y además va de la mano con los objetivos de desarrollo de la ONU para crear un mundo mejor. Pero yo estoy aquí para hablarte de cómo puede AIESEC ser tan dañino para la cotidianidad de tus días.

aiesec actividad conferencia

Potenciá tu liderazgo

Estamos tan acostumbrados a no hacer nada “extraordinario” que tendemos a pensar que el liderazgo es cosa de gente importante, presidentes, gerentes de empresas, revolucionarios, etc. Pero no es así, al ser parte de esta plataforma te retás a vos mismo y descubrís que esto de ser un líder no es algo con lo que obligatoriamente se nace, sino una cuestión de actitud, es enfrentar los desafíos y buscar soluciones, es trabajar en equipo y aprender a desarrollarte a vos mismo y a tus compañeros de equipo, es aprender siempre algo nuevo de los éxitos y fracasos para buscar como ser la mejor versión de vos mismo.

Sos propenso a ser más aventado

Zona de confort aiesec

Una vez que empezás a salir de tu zona de confort, se vuelve más fácil estar fuera de ella. De pronto frecuentás lugares que no estás acostumbrado a ir, te integrás a trabajos/ cursos/ actividades extracurriculares/ idiomas raros, que en tu vida imaginaste que ibas a iniciar; emprendés nuevas metas personales y le das un nuevo sentido a tu vida.

Un artículo en “NYT” expone que, a medida que salís de tu zona de confort, te vas acostumbrando a un estado óptimo de ansiedad, donde tu productividad es también óptima. Tu mente y cuerpo empiezan a acostumbrarse a esa “incomodidad productiva” y cada vez que te desafiás a vos mismo, tu zona de confort se ajusta con vos, de tal manera que se hace más fácil al repetir actividades extracurriculares.

Te volvés más productivo

armando aiesec nicaragua

Al ser parte de un equipo, plantearte metas a corto plazo y trabajando en pro de un bien mayor, sin darte cuenta te volvés más productivo. Te esforzás por cumplir esas metas y hacés todo lo posible para cumplir las metas de equipo porque te sentís bien sabiendo que podés contar con tus compañeros así como ellos cuentan con vos, porque sabés que no estás solo y que podés apoyarte en los demás si acaso te cuesta hacer algo.

Cuando haces algo nuevo, te ves en la necesidad de aprender cosas nuevas, por lo tanto, de manera autodidacta terminás aprendiendo a usar nuevos programas, conocés nuevas herramientas de trabajo, desarrollás nuevas habilidades y todo con el propósito de ser mejor cada día.

Marketing aiesec

Si estás listo para salir de tu zona de confort, esta es tu oportunidad. Podés ser parte de un voluntariado que, no sólo contribuye a un cambio en el mundo, sino que te va a ayudar a sacar el máximo rendimiento. Y aunque esta sea la peor idea que podás tener, ¡Tomá el reto!, levantate de tu sillón y empezá a hacer una Nicaragua y un mundo mejor.

5 Razones por las cuales debes ser voluntario mientras seas estudiante

Para muchos el inicio de clases es abrumador y saber que tus vacaciones están a punto de acabar no es gratificante. Algunos pueden que ya estén en su labor como estudiante, empezando el día muy temprano con asignaciones y demás. No hace falta mencionar las tareas, profesores un tanto “especiales” y café (esa es la mejor parte).

Es por todos conocido que, el estudiar te abre muchas puertas. Pero, ¿En realidad es suficiente con solo asistir a una o dos clases? Pues, al graduarte y empezar a buscar un empleo con tu profesión, quedas en el vasto mundo, sin experiencia alguna de cómo funciona todo.

Hoy no vine a recordarte que ya tus vacaciones terminarán o que tus clases no son lo que esperabas, hoy te traigo 5 razones por el cual un voluntariado puede aportar grandes cosas a tu vida mientras aún sos estudiante.

aiesec conferencia

Tenés la oportunidad de poner la teoría en práctica

Independientemente de la carrera en que estés, siempre habrá un momento en el cuál podrás utilizar tus habilidades en un voluntariado. Ya sea como diseñador, arquitecto, economista o la carrera que estudies; podrás tomar todo lo que has aprendido en clases y darle un verdadero sentido a ello. Es ahí cuando empezás a ver lo importante que es cada clase (hasta la clase aburrida cuyo profesor te mata de sueño), y empezás a valorar y tomar nota de esos detalles que ahora sabes que te servirán en el futuro.

Desarrollá nuevas habilidades

Al haber personas de diferentes carreras en un voluntariado, empezás a socializar, a intercambiar conocimientos y poco a poco nuevos temas van captando tu atención. De igual forma, la experiencia en tu área de trabajo va creciendo y al darte cuenta, ya sos todo un especialista en otras materias. Creeme, esa es la historia de cómo aprendí tanto de Marketing. Puede que llegues a ser tan bueno que, logres captar la atención de empleadores que quieran contratarte, y hasta puede que descubras que tu vocación no es la que tienes ahora. ¡Quién sabe! El mundo da vueltas.

marling aiesec nicaragua

Te ayuda a cumplir créditos

Algunas universidades requieren que realices cierta cantidad de créditos necesarios para poder graduarte. Realizar tus créditos en un voluntariado puede ser la mejor idea que tendrás. A la vez, no solamente estarás cumpliendo con tu universidad sino que, estarás apoyando a una causa benéfica. También aprenderás cosas que, al realizar créditos como de costumbre, no sabrías jamás. Es importante que discutas con anterioridad estas oportunidades con el rector o secretario de tu universidad para que tus créditos sean validados.

Enriquecé tu currículum

Más de alguna vez has escuchado que, al solicitar un trabajo, la experiencia es requerida. Es la famosa paradoja de ¿Cómo ganar esa experiencia si debes trabajar para ganarla?

Te traigo la solución. Un voluntariado no solamente llena un espacio vacío en tu currículum, también es bien valorado por empleadores. Además, como te mencionaba, al poner la teoría en la práctica estás ganando esa experiencia que necesitas no solo para lograr obtener un buen trabajo sino, para empezar a trabajar en tus proyectos personales que venís pensando desde hace mucho.

21468210228_b443cbdce3_k

Ampliá tu red de contactos

Algo que tengo muy en claro es que siempre debés tener en cuenta lo importante que son los contactos en tu vida. Enriquecer tu currículum te ayudará a alcanzar mucho en la vida, pero este debe ir acompañado de contactos profesionales que complementen este mismo. Tener una red de contactos te puede garantizar un puesto de prácticas profesionales o incluso hasta un puesto de trabajo si sos bueno en lo que hacés. Estar en un voluntariado te ayuda a conseguir estos contactos ya que, te involucras en eventos, conocés nuevas personas dentro del mismo, y siempre está el amigo del amigo que tiene ese contacto que tanto necesitás.

aiesec nicaragua

Te invitamos a ser parte de nuestra membresía, impactá Nicaragua mientras te desarrollas a vos mismo.

Soy mujer y soy una líder

El 60% de las personas que realizan un voluntariado con AIESEC Nicaragua son mujeres. ¿Qué significa? Bueno, que las mujeres estamos rompiendo estereotipos y estamos en continua búsqueda de experiencias que aporten a nuestro crecimiento personal y profesional, además que luchamos por un mundo equitativo y justo.

Mi primer acercamiento con AIESEC fue cuando buscaba de manera impaciente una organización que me permitiera realizar un intercambio estudiantil. La primera vez que me contacté con alguien de la organización pensé que era trata de personas, luego investigué más acerca de ellos y me di la oportunidad de ver de qué se trataba.

marling aiesec nicaragua

Cuando buscaba en Google como realizar un intercambio internacional, no pensé en que por ser mujer sería más difícil, o que no tendría el valor o que no podría, al contrario solo pensaba en el crecimiento que esa experiencia me daría.

Me uní a AIESEC porque miré en esta organización la oportunidad de lograr mis metas personales y profesionales, sin embargo la verdadera razón por la que realizo mis actividades con el más grande amor, compromiso y pasión, es por la oportunidad de empoderar a otras mujeres y aportar al cambio de mi país.

marling aiesec nicaragua

Actualmente soy coordinadora de área y también parte del equipo de soporte nacional de AIESEC, en uno de mis roles colaboro en conjunto con un equipo compuesto de 4 chicas, a través del otro rol colaboro con 3 chicas más que a su vez lideran a más personas. No solo son 60% de mujeres las que realizan el voluntariado, sino que dentro de la organización la presencia de mujeres en cargos de toma de decisiones se hace sentir.

Por lo tanto puedo decir que AIESEC en Nicaragua empodera a mujeres jóvenes y contribuye al desarrollo personal y profesional de las mismas.

¿Por qué ser voluntaria si no me pagan?

Como yo, existimos muchos que trabajamos voluntariamente en organizaciones SIN SALARIO y muchísimas veces hemos tenido que responder al típico “¿Y para qué trabajas gratis?”, durante los meses de experiencia de este trabajo “gratis” vas construyendo la respuesta a esa pregunta tan necia.

Aquí mi respuesta:

  1. Soy consciente, de que existen muchísimos problemas sociales y ambientales en mi país y que a todos en un momento nos parece importante y urgente trabajar por ellos, pero somos pocos los que nos disponemos y sabemos que si no empezamos la acción, nadie más lo hará.
  1. Soy un agente de cambio, porque creo en el ¨efecto dominó¨ que las personas podemos crear, para no ser solo yo gritando como un cliché más ¡cambiemos el mundo! sino, demostrarles que dentro de lo que sabemos y podemos, contribuiremos al cambio.
  1. Enseño y aprendo, ¿Para qué ser hábil en algo si soy egoísta y no lo comparto? Y desde aquí empieza el ciclo, mis habilidades y capacidades las comparto además de aprender de las habilidades de otros. De esta forma en mi trabajo “gratis” he aprendido muchísimo de liderazgo, ejecución de proyectos y hasta finanzas, cosas de las cuales no tenía la menor idea y también ¡GRATIS!
  1. Creo en la razón de ser de la organización, veo el crecimiento de la misma, veo el resultado de mi trabajo y aún más importante, veo mi espejo del desarrollo como miembro voluntaria dentro de ésta.14344328_1083522321765864_6545130193770715324_n

Y esta es mi experiencia como miembro voluntaria de AIESEC, la organización que trabaja por el desarrollo de liderazgo en los jóvenes por medio de intercambios en el extranjero.

A casi un año de trabajar en AIESEC, aún sigo aprendiendo a ser una buena  líder, aprendiendo a trabajar en sinergia con los equipos, poniendo en práctica y mejorando mis conocimientos de Diseño y Marketing; sé que me queda mucho que aprender y mi carrera dentro de esta organización continúa y aunque todos hablen de mi trabajo gratis estoy muy segura que todo lo aprendido no lo consigo en un trabajo con salario, porque la realidad de Nicaragua es esa.nery aiesec

Si existen tantos jóvenes que aún con título en mano y hasta maestrías no obtienen un trabajo con una remuneración que justifique todos sus estudios, es porque todas las empresas ahora requieren experiencias y ¿Dónde conseguirla si no hay oportunidades de trabajo para nosotros? Es por eso que continúo en AIESEC, sé que mi desarrollo dentro de ésta, completa un gran porcentaje de esa experiencia que necesito; dejando a un lado las funcionalidades y valorando que en cualquier compañía  se necesitan más habilidades de trabajo colaborativo y pensamiento divergente para lograr el cambio “cliché” que en Nicaragua y el mundo necesitamos.

¿Seguirás pensando que el trabajo de los voluntarios no vale la pena?

Luego de cierto tiempo, la palabra “gratis” deja de existir.