¿Qué esperar de un intercambio profesional en el extranjero?

Siendo sincera: No pretendo tener todas las respuestas, ni generalizar sobre la experiencia, lo que compartiré aquí se basa en mi experiencia con AIESEC (asociación estudiantil que realiza intercambios internacionales desde hace +50 años) en Perú entre 2005 y 2008, y siendo participante de intercambio entre 2014 y 2015 en Panamá, así como entrevistas y testimonios con otros intercambistas en dichos periodos.

Viajar fuera del país para ejercer tu carrera en otra empresa puede ser genial. Personalmente considero que es la forma más práctica y directa de desarrollar nuestra inteligencia cultural, que ya no es un plus sino un must para potenciar y acelerar el desarrollo de nuestra carrera ya sea fuera del país o en una empresa internacional.

Sin embargo, y como todo en la vida, establecer claramente nuestras expectativas y ser realistas antes de realizarlo, es muy importante para no sabotear la experiencia que buscabas inicialmente.

Los siguientes puntos podrían considerarse esperables de una experiencia de este tipo:

Choque cultural al inicio como al final: Como todo lo diferente, es mucho mejor presentar la menor resistencia posible al cambio, suena lógico, pero, estas seguro de que estarás dispuesto a ello? Es posible que pasemos por una o más de esas etapas al inicio (‘debería irme’, ‘quiero irme’, ‘no sé si irme’, ‘¿que pierdo con irme?’, ‘¿debería irme?’) y a final (‘quiero volver’, ‘no quiero volver’, ‘no sé si volver’, ‘¿que haré al volver?’, ‘quiero salir nuevamente’).

Conocer muchas culturas, amigos y vivir nuevas experiencias: sin duda, de las principales expectativas cuando buscamos una experiencia internacional. La diversión y oportunidades de aprender de tus “roomies”, amigos de intercambio y compañeros de trabajo será cosa de cada día, así como los descubrimientos y sorpresas sobre sus países e incluso sobre el tuyo cuando pongas todo en perspectiva. Especialmente, busca compartir mas con el local, ver y aprender de la realidad de su país, sin duda ellos estarán muy cómodos de contarte sobre su historia y tradiciones para ubicarte mucho mejor en su cultura y forma de ser.

Vivir y ser considerado un expatriado en el país de destino: Dependiendo del país al que vayas y su cultura, la condición de extranjero puede estar sobrestimada o subestimada, o incluso pueden ser neutrales al respecto, por lo que sería bueno que puedas entender los prejuicios o pre conceptos sobre tu país y cultura, que serán particulares de cada destino. De una u otra forma, es bueno ubicarse y entender la dinámica de los extranjeros (turistas o residentes) en tu nuevo destino. Visitar un país como turista no se acerca en lo mínimo a vivir en el.

Aprender, absorber o engancharte con algo del país a donde iras: no somos unas máquinas que solo vamos a tener una experiencia profesional, así que de alguna forma te encontraras adoptando algún modismo, costumbre o hábito del país que te acogerá, en mi caso me pasó con el acento y frases coloquiales panameñas, así como la música popular de los taxis 😉

Experiencia laboral diferente: De mi experiencia con AIESEC, la dinámica de trabajo estuvo influenciada por la cultura de la empresa y de Panamá, conocí y aprendí del trabajo asistiendo a gerentes y directores basados en Latinoamérica y EEUU. Siendo Dell una empresa de tecnología y Panamá la oficina regional, se amplió mi visión sobre el modelo de negocio y los canales de distribución a nivel B2B y B2B2C. Este punto dependerá de cada experiencia, mi sugerencia seria averiguar lo mejor posible sobre la empresa, rol, alcance de la posición, personas con las que trabajaras y sector, a fin de que complemente o refuerce tu perfil, piénsalo de esta forma: Al terminar mi experiencia ¿Cómo se vería o encajaría en mis proyecciones de carrera?

Desarrollar tu inteligencia cultural y habituarte a trabajar virtualmente: con la experiencia de un intercambio profesional conocemos y comprendemos mejor las diferencias culturales entre nosotros y nuestros colegas, socios y clientes internacionales, aprendiendo en la práctica cómo adaptarnos para que la experiencia funcione para todos. Es posible de que te involucres en equipos dispersos en diferentes países, por lo que también aprenderás a trabajar virtualmente y podrás desarrollar habilidades de colaboración, comunicación y productividad para desenvolverte en ambientes de este tipo. Puedes apalancarte de una guía que te oriente y facilite los aprendizajes, como en mi caso lo fue Rosnel Rodriguez como coach profesional.

Independizarte y ser autónomo: de alguna forma experimentaras las diferencias de ya no vivir en casa con los papas, descubrirás que dabas por supuesto muchísimas cosas (sin ánimo de exagerar), no solo en lo domestico, también en lo económico. Para algunos de nosotros, puede llegar a ser un shock.

Posibilidad de sacarle más provecho a tu experiencia: si no lo habías considerado antes, más allá de la diversión y experiencias personales, hay mucha más historia cuando vives en el extranjero. En lo profesional algunos aprovechamos para expandir la red de contactos profesionales locales y hacer networking, como hasta llevar un curso, diplomado o maestría dependiendo del tiempo de estadía que vayas a tener, o incluso realizar voluntariado como iniciativa de la empresa a donde llegaste o de forma particular. Puedes iniciar contactando a la embajada, consulado u Oficina Comercial de tu país, asistiendo a las actividades que organizan tus compatriotas residentes o eventos donde asista una misión de tu país. InterNations también es una excelente comunidad de ciudadanos globales por donde puedes iniciar.

Quizás también pueda ser de tu interés saber qué es lo que no deberíamos esperar un intercambio profesional en el extranjero, que será tema de un siguiente post.

Reflexiones de despedida:

¿Qué preguntas te vienen a la mente antes de tomar la decisión de vivir en el extranjero? Y si ya realizaste un intercambio ¿Qué más te hubiera gustado saber o evaluar antes? ¿Qué otras expectativas podemos (o no podemos) esperar de un intercambio internacional?

– Lourdes Uzuriaga

 

 

No le abrí la puerta de mi casa a unos extraños

Entre más uno se abre a las perspectivas de otros, se da cuenta de que hay más semejanzas que nos unen que diferencias que nos separan.

¿Qué fue ser host para mi?

Anteriormente ya había sido host de alrededor de 8 personas de diferentes países, sin embargo esta experiencia fue diferente, no fui host por 1 o 3 dias sino por 6 semanas.

Lena e Ina son dos jóvenes estudiantes de nacionalidad Alemana, con maestría en marketing, que disfrutan viajar y conocer nuevas culturas. Nicaragua fue su primer país como voluntarias de AIESEC, así como también, fue mi primera vez como host family. Ambas compraron su boleto antes de ser aceptadas en su proyecto, así que su visita a Nicaragua era algo seguro.

Al principio todo es diferente, tenés que acostumbrarte a hábitos y formas de pensar distintos a las que ya estás acostumbrado; pero al mismo tiempo, uno presenta sus prácticas y tradiciones locales; se convierte en el reflejo de lo que tu país significa para personas extranjeras.

aiesec voluntariado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre he creído que es a través de las personas cómo se llega a conocer el mundo, mediante sus historias, experiencias y creencias que te conectan con una visión más global de las cosas, y es que entre más uno se abre a las perspectivas de otros se da cuenta de que son más las semejanzas que nos unen que  las diferencias que nos separan; y que cada persona que conocemos tiene algo que enseñarnos. Para mi, eso es lo más enriquecedor al compartir con los demás.

Ser host no es solo abrir las puertas de tu casa a “extraños” o “voluntarios”, sino también interactuar y aprender de personas con antecedentes distintos y compartir experiencias que te conectan con el mundo de una formas más amigable y entendible. Para mi, fue también crear lazos no solo de amistad sino de familia; ambas, Lena e Ina, se convirtieron parte de nuestra familia, tanto así que incluso cuando se fueron no sólo quedó un espacio para ellas en nuestra mesa de la casa sino también en nuestros corazones.

Uno al inicio piensa que seis semanas es mucho tiempo para hospedar a alguien, pero honestamente, el tiempo vuela y cuando realmente creas lazos con las personas que recibís, seis semanas no son nada. Así como cuando llega su momento de partida solo queda el sentimiento de volver a vivir todo otra vez y compartir nuevos momentos con las mismas personas que una vez consideraste extraños y que ahora forman parte de tu historia y que no importan que tan lejos estén, siempre habrá algo que te recuerda a ellas.

El mundo es una aldea pequeña, compartí lo que tenés con los demás y será una de las experiencias más enriquecedoras de tu vida. La vida es mejor cuando se comparte, cuando haces nuevos amigos, cuando creas conexiones que trascienden el tiempo, las fronteras y el idioma, cuando conoces el mundo a través de los demás.

 

 

Mi Wonder Woman

Ella se levanta todos los días muy de mañana antes que todos, está pendiente que todo en la casa esté listo, es mi doctora cada vez que me enfermo, mi chef favorita, mi consejera sin ser psicóloga, mi maestra más constante y paciente, mi confidente, cada vez que salgo ella se preocupa y algunas veces me llama por teléfono para saber si estoy cerca de casa; cada paso que voy dando ella me acompaña, es la primera en darme las felicitaciones por cada logro que hago y es una leona si me pasa algo malo. Ella me enseña a ser más consciente de lo que pasa a mi alrededor y me da el ejemplo para ser mejor cada día.

A mi mamá le digo mi wonder woman porque ella es la mejor, desde pequeña me ha enseñado a luchar por las cosas que quiero, me ha retado para hacerme crecer, me ha dado todo su cariño y por eso, cuando decidí hacer mi voluntariado, ella fue la primera en saberlo y recuerdo muy bien su alegría junto a la mía  pero también todas las preguntas que me hizo para estar tranquila que todo era seguro para mi. Si ahora estás pensando en hacer un voluntariado  te voy a dar unos tips para que tu mamá esté tranquila por estas seis semanas.

Mostrale el proyecto que elegiste

Si querés que tu mamá te dé el visto bueno para que hagas tu voluntariado, mostrale toda la documentación que tengás del proyecto a realizar, así notará que vas ha aprender algo en esas seis semanas y que es una inversión para tu desarrollo y apoyo a los demás. Ella estará muy orgullosa de tus logros.

Enseñale tus experiencias y las de otros voluntarios

Enseñale fotos, videos, blog y todos tus viajes y aventura, además de todo lo que publique la organización; así estará más tranquila tu mamá al ver que otros jóvenes de tu edad estan haciendo lo mismo. En AIESEC constantemente están haciendo publicaciones en sus redes sociales.

Buscá información del país

Buscá información básica del país así como: seguridad, costumbres,  tipo de cambio de moneda con respecto al dólar,  medios de transporte más usados, el clima y contale que durante tu intercambio vivirás con otra familia y que ellos te apoyarán e intercambiarás cultura con personas del país donde vayas y con otros voluntarios que llegarán igual que vos, lo que es una buena oportunidad de conocer nuevas personas y desenvolverse en otro ambiente.

Prometele que siempre te comunicarás con ella

Son seis semanas, pero para una madre puede ser una eternidad, así que prometele que te comunicarás con ella siempre, ya sea por whatsapp, facebook o por otro medio de comunicación que veas conveniente. No importa la edad que tenga un hijo una madre, siempre se preocupa por él si no lo tiene cerca. Esto me recuerda que para tranquilizar a su mamá  durante el viaje que realizó  por Latinoamérica Jonathan Kubben Quiñonez, un joven belga de 27 años, ideó un sistema muy vistoso: retratarse en cada lugar con un cartel que decía: Mom I’m fine (Mamá estoy bien) y colgar las fotos en su cuenta de Instagram, fue un hecho viral pero lo mejor de todo su mamá sabía que estaba bien.

Involucrá a tu padres en todo el proceso

Nuestros padres, en especial nuestras mamás quieren estar pendiente de todo lo que hacemos, por eso hacé lo posible de que ellos estén involucrados en todo el proceso desde tu elección del proyecto, compra de boleto, avisa cuando llegués, mostrale tu nuevo hogar, nuevos amigos, comidas exóticas y lugares turísticos que visités; así ellos también vivirán tu experiencia y  verán que fue una buena inversión; así notarán el cambio que vivirás y cuidado hasta te patrocinan otro voluntariado a otro país.

Nuestras madres son nuestras amigas incondicionales así que aprovechá esta oportunidad para demostrarle cómo te podés desenvolver solo en otro país y compartir el amor que ella ha fomentado en vos siendo más cercano a los problemas sociales.

Recordá siempre decirle a tu Wonder Woman cuanto la querés y lo feliz que estás de que está cerca de vos siempre. Feliz Dia de las Madres Nicaragüenses.

Más que un viaje es decirle SÍ a lo que no conocía

Muchos jóvenes  toman una mochila y salen  de casa, recorren el mundo persiguiendo sueños, metas, retos,  aprendiendo de otros,  para tener experiencias laborales, saber otros idiomas, culturas, hacer un voluntariado, ser parte del cambio y  salir de la zona de confort … pero también están los que prefieren estar frente la computadora viendo pasar la vida.

Ahora los jóvenes Nicas tenemos la oportunidad de desarrollar nuestras  habilidades y conocimientos ayudando a los demás  por medio de un proyecto de labor social en el extranjero. Uno de los objetivos principales por lo que existe AIESEC es para que lo jóvenes desarrollemos el liderazgo por medio de vivencias y compartiendo de manera práctica los conocimientos que poseemos y los adecuamos a los proyectos con el fin de crecer como personas y como profesionales.

Más que un viaje como voluntario es conocer, aprender y compartir; por eso te voy a hablar de tres cualidades que vas a desarrollar si decís “SÍ “a ser un voluntario global:

 

  • Aprendés a adaptarte y sos más vulnerable al cambio

Supongo que has oido mucho decir la palabra “confort” (a lo buen Nica, tener la mesa servida) siendo joven, con todas las ganas de experimentar y ser tuani. Es un término que no va con nosotros o que no debemos practicar porque el mundo está muy acelerado, y si no vivís el presente y te quedás viéndolo pasar ya no estarás en la onda. Parte de nuestra generación están los Millennials caracterizados por: Ser idealistas, impacientes y con buena preparación académica. Muchos jóvenes  han tenido oportunidad de viajar por el mundo a una edad temprana pero no saben vivir sin internet, lo que los hace más  vulnerables al cambio y nos subrayan con rasgos de adaptarse a nuevas condiciones, cambiar de hábitat y de trabajo, así como la de crecer rápidamente y resolver varios problemas simultáneamente. Hacer un voluntariado en el extranjero hará con vos un gran cambio porque debés adaptarte a la forma de vida del país y hasta para ir de compras al supermercado puede ser un cambio radical, tomar un bus o pedir un pizza.

 

  • Te interesa lo que está pasando en el mundo y crees que podés hacer diferencia

Desde que decidís hacer un voluntariado te estás interesando en lo que pasa más allá de tu barrio, de tu cuidad hasta de tu país, ¿sabés por qué pasa esto? porque tienes ideales y metas que cumplir, porque dejas de pensar en ti mismo y te preocupas más por las causas sociales, por las protestas, marchas y quieres que escuchen tu voz pero no sabes como hacerlo y  te aseguro que siendo voluntario te volvés más cercano a las problemáticas, te haces más consciente que hay que hacer la diferencia y qué acciones pequeñas hacen grandes cambios en la sociedad.

 

  • Te  comunicas en diferentes entornos y empoderas a otros

 

Tenías pena de hablar en las exposiciones de clase, sentías que no lograbas hacer un equipo porque siempre preferías hacer tu trabajo solo, es un buen momento de cambiar de actitud e iniciar a  trabajar en equipo, de conocer tus debilidades y fortalezas y compartirlas con lo demás. De enseñarles a otros y aprender de ellos, de fijar metas y ver los resultados como equipo.

Durante tu proyecto logras desarrollar la comunicación en diferentes entornos porque trabajas en una Organización en la  cual conocerás su estructura, compartiras con los niños, niñas y adolescentes que te verán como un ejemplo y vos serás ese extranjero que hablara de su país, formarás un equipo y compartiras tus conocimientos y habilidades.

Dentro de AIESEC vos como líder  aprendes de las diferentes formas de vida y opiniones respetando los entornos multiculturales, sos promotor de la sustentabilidad, creatividad e innovación. Así que aprovecha tus vacaciones, quebrá tu chanchito, pedí permiso y aprovecha esta oportunidad para ser un Cuidado Global.

7 Razones para NO hacer un voluntariado

Aquí es donde deberías empezar a leer cosas como: “no te vayas si no sabes como es la gente del otro país”, “seguro tendrás problemas con el idioma”, “implica mucho gasto y te podés quedar sin dinero”, “vas a extrañar tanto tu casa que te vas a querer regresar a los dos días”, “no te va a gustar la cultura”, “vas a sufrir con la comida”, “vas a extrañar a tus amigos”, “te pueden robar o te podes perder”, “no vas a tener host”, “no vas a saber usar el transporte”… y mil EXCUSAS más…

Pero realmente NO lo hagás si no querés… aquí te dejo unas razones:

Darte cuenta que has desperdiciado gran parte de tu vida sin hacer algo por la sociedad menos beneficiada: Por las excusas de “no tengo tiempo”, o pensar que eso es tarea del gobierno únicamente, o simplemente por la indiferencia ya que no sos vos el vive esa realidad.

Ser un embajador de tu país en otro del que ahora te sentís parte también: Después de esto ya no podrás ser indiferente con cualquier cosa que ocurra en ese país porque tus ojos vieron y experimentaron lo que es ser parte de su realidad.

aiesec voluntariado

Romper barreras multiculturales: porque siempre tenemos mindsets sobre la realidad del país, sobre las personas y juzgamos por cosas que nos cuentan sin antes experimentar esa misma realidad.

aiesec nicaragua

Formar parte de la historia: cada vez que se tome una nueva medida que ayude a los desfavorecidos, sabrás que fuiste parte de eso porque pusiste tu granito de arena por y para ellos.

Aceptar que tu voluntariado ha acabado y debes regresar a tu casa: después de conocer a las personas que te recibieron por 6 semanas, no saber cómo agradecerles tanto y tener que irte, dejar a tus coworkers y dejar el país prometiéndole regresar pronto.

                                                                                        

 

Introducirte en el mercado laboral: aunque el voluntariado no está remunerado, podés realizar tareas que tengan relación con tu carrera u oficio, eso te ayudará a adquirir práctica para futuros trabajos y añadirlo a tu currículum como experiencia internacional.

Adquirir una red de contactos internacionales: conocerás a gente nueva de muchísimos países y tendrás la oportunidad de convivir mucho tiempo con ellos por intereses similares o simple empatía; si tenés problemas con las relaciones personales, te ayudará a abrirte a los demás.

No hagas tu voluntariado si no estás dispuesto a dejarte sorprender por ese país al que decidiste ir para dejar tu impacto y apoyar al cambio, porque tu realidad no es la que viven todos en el mundo y hay muchos que necesitan voz, inclusión, respeto y ayuda.

Desde tu metro cuadrado, ¿qué estás haciendo vos por las personas que en tu país y en todos los rincones del mundo están siendo ignoradas?

Trabajando por las problemáticas del mundo de las que mas de algun dia pensaste se encuentra AIESEC, la red de jóvenes más grande a nivel mundial que lidera el cambio del mundo. Sé parte del movimiento de Nicas sin fronteras que impactan la realidad del mundo.

Add Content here

Add Content here

Add Content here

No me dan permiso de hacer un voluntariado

¿Te pasa que te morís de ganas de hacer un voluntariado en otro país con AIESEC y tus papás no te dan permiso y te empiezan a decir cosas sobre violaciones, trata de personas, secuestro, venta de órganos y un montón de cosas más que vieron en los noticieros o en las radios del país (o de otros países)?

Pues no te preocupés, porque no sos ni el primero ni el último que pasa por este tipo de situaciones. Es común que los padres se preocupen por sus hijos, sobre todo cuando se trata de un factor de riesgo como lo es viajar solo a otro país; sin supervisión, sin un guía, con el presupuesto limitado y, según muchos padres, sin ningún motivo porque “nada tenés que hacer buscando el peligro”, “buscá cómo estudiar en vez de andar pensando en vagancias”… Y su respuesta se encierra en un rotundo “NO”.

Lo que papá y mamá no saben es que no es vagancia; es el inicio de una vida nueva, de tener otra perspectiva del mundo, de poder hacer algo positivo para nuestra sociedad que aparentemente está en decadencia… y aunque la actitud de nuestros padres es completamente comprensible ya que por desgracia existen muchos riesgos a los cuales podríamos enfrentarnos; no se puede cambiar al mundo con miedo, hay que dar el paso y arriesgarse por un bien mayor.

Uno de los principales miedos de los padres es la trata de personas. Eso no es un problema con AIESEC ya que estamos presente en más de 126 países y territorios, somos la red de jóvenes líderes más grande del mundo y contamos con más de 70 años de antigüedad que respaldan la experiencia que le brindamos a los voluntarios.

aiesec nicaragua

¿Miedo a ser estafados?

¡Nada de eso! En el último semestre (de julio 2016 a enero 2017) 43 voluntarios salieron de su zona de confort para crear un cambio positivo en el mundo; en la Historia de AIESEC en Nicaragua (5 años) hemos impactado más de 250 vidas de voluntariados Nicas que se van al extranjero porque quieren hacer de este mundo un lugar mejor para todos, donde podamos convivir en armonía.

aiesec nicaragua
Es normal que nuestros padres se preocupen por nosotros, por nuestra salud, nuestras vidas… Pero ¿Quién se preocupa por el mundo? Esta es una ardua labor que nos corresponde a todos…

5 razones para ir a Colombia como voluntario

¿Has pensado en la posibilidad de realizar un voluntariado? Colombia es una buena oportunidad para realizar uno; podés invertir tus vacaciones ya que solo necesitás  seis semanas. Colombia es catalogado por ser un país lleno de diversidad, con paisajes hermosos, gente amable, con ciudades pintorescas sin embargo ha sido uno de los países latinoamericanos que más ha sido golpeado por diferentes problemas sociales, a pesar de todo eso se ha sabido recuperar y eliminar la mayoría de estos conflictos.

Colombia día a día lucha por el bienestar del país y AIESEC en Colombia para contribuir con su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible tiene  proyectos  enfocados en  ayudar a mejorar el país.

Las razones por las que debés hacer un voluntariado en Colombia:

 

  • Podés desarrollar tus habilidades y descubrir tus competencias

 

Durante el desarrollo del proyecto vas a utilizar tus conocimientos y  habilidades donde podés constatar mucha información que has adquirido por medio de tu estudio, libros, amigos, etc., poniéndolos en práctica y compartirlo con los demás. También podés descubrir talentos que no sabés que tenés.

carlos acuña aiesec nicaragua

 

  •      Aumentar tu realización personal y  darle valor agregado a tu CV          

 

¿Estás ansioso por salir de la universidad o ya saliste? ¿Querés trabajar en lo que te gusta? Un voluntariado siempre es una buena opción para empezar a trabajar y conocer realmente las problemáticas sociales y cómo se desarrollan las empresas en la sociedad, al cambiar tu manera de ver la vida hace que tengás mejores metas y que tus ambiciones sean enfocadas más a lo que está pasando en tu alrededor.  

 

  • Amplias tu red de contactos

 

Tendrás la oportunidad de conocer nuevas personas tanto de Colombia como de diferentes países, por lo tanto tu red de contactos se extenderá. Algo muy importante es que harás amigos que no pensabas tener, compartirán los mismos gustos y aficiones; tendrás un lazo que los unirá por siempre, que es tener ese deseo de hacer un cambio positivo por los demás.  

maxresdefault

 

  •  Te divertirás, conocerás otra cultura y serás independiente

 

En tus tiempos libres podés disfrutar  y divertirte conociendo más de la cultura Colombia; los proyectos son en las ciudades de Cartagena y Barranquilla, su gente es caracterizada por ser encantadora, talentosa, alegre y amable.

Carlos Vives, Sofía Vergara, Shakira y un sin número de artistas reconocidos son originarios de Colombia. Por ser ciudades costeras tienen lindas playas y cómo no vas a ser alegre si creces al ritmo de la cumbia y el vallenato, con esos ritmos te harán bailar, incluso si no sabes.

Ellos dicen un refrán popular, “pa’ bailar no necesitas sino una baldosa”.

  • Dejarás tu huella

 

Estás aportando un poco de vos en una labor social, es una experiencia que marcará tu vida, vas a poder empoderar a otros, tendrás muchas historias que contar, tendrás amigos que hasta los llamaras hermanos, dejarás una huella en vos y en los demás.

¿Cómo lo podés lograr?

Aplicando a los proyectos siguientes:

Synergy: Éste proyecto tiene el objetivo contribuir con las deficiencias administrativas, de marketing y de recaudación de fondos de ONGs y trabajar con ellas para aumentar el impacto en los proyectos que ya tienen.

Pa proyect artes: Reducir las desigualdades construyendo estrategias para que los niños y niñas piensen el arte y la cultura.

We speak: Brindar apoyo en la calidad de Educación por medio de reforzamiento en clases de inglés a niños y niñas.

Podés potencializarte y a la vez conocer un poco más sobre Colombia. ¿Qué esperás?

Sin prejuicios me voy como voluntario a Argentina

¿Qué pensás cuando escuchás decir Argentina? pensás en Messi, fútbol, carne, vacas, en la Patagonia o bien en la travesía que el Che Guevara hizo al tomar su moto e irse a conocer el mundo y luchar por sus causas. También está el gran prejuicio que los argentinos son presumidos pero para varios voluntarios este pensamiento no ha influido y Argentina ha sido una excelente opción para su primer viaje sólo, con más  de 10 horas de vuelo, invadidos de nervios y con todas las ansias de conocer la cultura Argentina.    

voluntariado aiesec

Argentina está ubicada en la parte final del continente americano, tiene 4 estaciones y en cualquier momento que vayás, se nota la diferencia en el clima y la hora, ¨Yo viajé en  septiembre (aunque no como voluntaria). y estaba finalizando el  otoño; para mi fue impresionante ver todos los árboles sin hojas y la arquitectura tan hermosa , además el clima estaba bien frío, un buen momento para usar otro tipo de prenda.¨ Conversando con mi amiga Daniela, que es argentina, le pregunté ¿Cómo son los argentinos? y me dijo:

  1. A los  argentinos nos encanta el MATE, vivimos todo el día tomándolo.
  2. Los domingos nos gusta reunirnos en familia y comer un ASADO.
  3. Cualquier buena noticia es buena para juntarse entre amigos, nos gusta festejar todo.

voluntariado aiesec nicaragua

  1. Nos encanta “el fernet, la cerveza y el vino”.
  2. Los argentinos siempre tenemos razón en todo, es mejor no discutir con nosotros. Tomamos en serio los chistes que nos hacen, y de todo hacemos bromas. Somos simpáticos, pero hablamos todo el tiempo y somos muy apasionados.
  3. Nos encanta el fútbol y somos capaces de todo por ganar.

futbol aiesec

  1. Somos gritones. Usamos todo el tiempo la palabra boludo, sin ningún sentido. También usamos el che, como demostración de confianza.
  2. Vivimos muy deprisa, nunca tenemos tiempo para nada.
  3. Creemos en Dios, los domingos vamos a misa, pero también creemos mucho en los curanderos.

Argentina  ofrece lo que se puede pedir: naturaleza diversa y salvaje, mezcla cultural, vino, tango, diversión, playas, montaña y la mejor carne del mundo. Pero también nos brinda una  experiencia inolvidable más allá de un viaje de turismo, una labor  humanitaria de desarrollo profesional y personal, es saber cómo vive su gente e interactuar con su cultura y ver sus problemáticas más de cerca.

vountariado nicaragua

Osmara Roque estudiante de UCA, realizó su voluntariado en Argentina por seis semanas, ella nos cuenta que eligió este país por el hecho de que está distante del nuestro y quería estar fuera de su zona de confort  porque era su primer viaje sola, lo cual era un reto para ella misma y quería descubrir  de lo que era capaz estando lejos.

Su proyecto fue en una ONG que trabaja para la erradicación de la  desnutrición infantil a través de la implementación de la merienda escolar y la merienda por la tarde en las zonas rurales. Ella nos contó que con su equipo de trabajo  planificaban actividades para los niños se sintieran motivados.

voluntariado aiesec argentina

Lo que más impactó a Osmara  durante su labor social fue “ver que muchos niños comían por inercia y  lo que ellos necesitaban además de la comida  eran un poquito más de cariño y que los alentarán a que se alimentaran, porque no entendían porque comían y que  era para nutrir su cuerpo”.

Para Osmara fue un experiencia humanitaria que le ayudó a ver otra realidad que vive Argentina,a pesar de tener una economía estable existen áreas rurales que están desprotegidas que requieren de ayuda así como la que ella y sus compañeros apoyaron durante su estadía.  

Los prejuicios son solo eso ¿Cuántas veces no hemos escuchado que los argentinos son arrogantes? Pues, Osmara compartió con ellos y dice que son gente muy amable, amistosa,  y daba lo que tenían y lo que no siempre dando lo mejor con un trato muy hermoso; en pocas palabras diríamos nosotros “buena onda”  por algo tiene el puesto número 4 de los paises mas felices del mundo .

Osmara voluntariado aiesec

Un viaje puede mostrarte los lugares más bellos pero un voluntariado te lleva más allá de los estereotipos y prejuicios sociales los cuales no depende de ninguna nacionalidad.

 

Nunca pensé que Nicaragua era así de tuani

Cuando decidís hacer un voluntariado en el extranjero viajas no para hacer un cambio  en el lugar, si no para cambiar la idea que tiene de él, convivir con su gente, probar nuevas comidas, aprender de sus costumbres, recorrer sus calles y hacer cosas que ni creías que harías; nuestro país es muy visitado, sin embargo a veces creo que hay mucha gente que no sabe donde estamos; recuerdo que una vez alguien me preguntó si éramos parte del Caribe  o que pensaba que Nicaragua era una Jungla.  Por eso desde el Programa de Voluntario Global de AIESEC están los proyectos de Iknelia que es para que descubran nuestra Nicaragüita.

¿Recordás el blog 6-semanas-pura-vida? Ahí mencionamos la cooperación que hay entre Nicaragua y Costa Rica. El concurso de AIESEC y MAPFRE se realizó también  en Costa Rica y el participante ganador para venir a nuestro país  fue Josué Quirós Gómez estudiante de Administración de Empresas en el Tecnológico de Costa Rica (TEC) y el  proyecto ejecutado fue Iknelia Education que está alineado al Objetivo de Desarrollo Sostenible #4 Educación de Calidad  el cual consiste en enseñar o reforzar el idioma de ingles  a través del método de waldorf en clases de campamento de verano; él estuvo en la escuelita Santa Teresita de Jesús en Tipitapa, Managua.

experiencia internacional

Josue comparte su experiencia en tierra pinolera:

Conoció AIESEC por su prima y por un stand informativo en la Universidad, inició a ahorrar para ir a México sin embargo  cuando supo del concurso participó en el y ganó. Josué nos dice que sabía poco de Nicaragua, lo básico y pensaba en la brecha que existe entre las personas y  que podían ser discriminatorias siendo él Tico. También nos dijo que “No tuve tiempo para prepararme para el viaje porque  estaba terminado semestre y después tenía que viajar; hasta un día antes  sentí un poco de miedo y de ansias por la experiencia que iba a vivir, tenía muchas expectativas”.

“Uno no se da cuenta de  la magnitud de lo que va vivir  en otro país  hasta que estás solo, como que entrás en razón. Hasta que iba viajando pensé en todo lo que iba a conocer y a las personas con quien conviviría, no sabía si  iba a disfrutar o me quedaría todo el tiempo o me iría antes.”

internacional nicaragua

Josué nos cuenta que compartió su proyecto con dos chicas voluntarias del El Salvador Damaris López y Margarita García,  además ellos vivieron juntos por seis semanas en la Capital Managua. Conocí voluntarios de México, Colombia, Alemania, Holanda y Brasil, sin embargo Marcos  Alonzo y Carmen Alemán, Nicaragüenses, nos ayudaron muchísimo.

Parte del proceso de adaptación cuando viajaba para la escuelita era el hecho que los voluntarios  usaban  los buses; y él nos dice: “ yo sentía que me quedaban viendo, es esa sensación de ser extranjero y llamar la atención pero con el tiempo se me quitó la idea  y me acostumbré”

Le preguntamos a Josué:

Comida que te gusto: Fritanga con pechuga de pollo asado.

Bebida: Cacao, e incluso le pedí ayuda a la Tia de mi host para preparar cacao tradicional y traerlo a mi casa.

Primera impresión: Árboles de la vida me parecieron bonitos al principio.

Lugares favorito: La playa de la boquita porque fue donde conocí a los otros voluntarios que llegaron en otro periodo, significaron mucho y marcaron mi estadía en el país.  También la Isla de Ometepe que me gustó demasiado.

¿Qué te impactó?: La despedida, compartimos con los niños de la escuelita y otros voluntarios,  hicimos pupusas Salvadoreñas  y dulces de Costa Rica, al ver cómo expresaron su cariño hacia nosotros , cantaron, escribieron cosas en la pizarra y me llegaron a abrazar…

Fue un agradecimiento tan cariñoso demuestra que nuestro trabajo en otro país fue significativo para ellos, ha sido una de las cosas más chiva (tuani) que he sentido en mi vida.

¿Qué no olvidarás?:  Extender mi viaje  e ir a la Isla de Ometepe con poco presupuesto y decir que era  Nica.

Actividad extrema:  Sandboarding  en Cerro Negro.

Frase que te gustó: No hay falla.

Josue ¿Qué le recomendás a un tico que quiere venir a Nicaragua ?

experiencia internacional

Que no se deje llevar por los estereotipos que se tiene en mi país, de que nos pueden tratar mal porque no es así y que Nicaragua es un país que tiene mucho que dar. Que visite la mayor cantidad de lugares que pueda, que conviva con la gente que visite los mercados que coma de todo que vaya a ver los volcanes, hay mucho que hacer.

El nos dice que a nivel general le agradece tres cosas a Nicaragua:

  1. El hecho de enseñarme que para dar mucho no es necesario tener mucho, dar un poco de lo que sos, transmitir tu conocimiento a gente que no tiene la perspectiva de seguir adelante.
  2. Conocer a personas de otros países que  ahora son importante en mi vida y los lazos que se crean el después que se convierten en tus amigos que van más allá de los dia de voluntariado sino que ya son para toda la vida.
  3. Todo el conocimiento que adquirí, conocerme a mí mismo, mis fortalezas y mis debilidades, la cultura, el saber cómo viven las personas de un país tan cercano al mío y conocer Nicaragua fuera del estereotipo que se maneja en mi país.

experiencia internacional

Más allá de todas las enemistades que se manifiesten en las redes sociales o noticieros entre Nicaragua y Costa Rica, no estamos en un ring para pelear y ver quien es mejor o peor; por eso  desde AIESEC tenemos la misión de cambiar esa mala imagen y de resaltar lo que realmente somos, nuestras culturas y que al estar tan cerca podamos aprender uno del otro y así crear armonía para que nuestras sociedades sigan desarrollándose.