La curiosidad me hizo emprender un negocio

Siempre he escuchado decir que la curiosidad mato al gato pero en este caso fue lo contrario, hizo nacer a un artista y su nombre es Alejandro Molina, arquitecto originario de Masatepe, municipio de Masaya, él nos comparte su historia como emprendedor, dice que desde que tiene uso de razón dibuja y pinta, con el tiempo se dio cuenta que el arte de tatuar es su pasión.

fb_img_1476728050575

Todo inició hace 3 años por curiosidad y con las ganas de hacer algo nuevo y diferente, decidió invertir su capital en comprar máquinas y materiales para tatuar, lo que era un riesgo porque son caros y los tenía que importar, sin embargo lo hizo y empezó hacer  sus primeros diseños desde su casa con sus amigos, le salió tan bien que un año después abrió su primera tienda de tatuajes en San Juan del Sur donde se fue destacando y reconociendo por cada tatuaje realizado. Hace dos meses que decidió trasladarse a la capital Managua donde tiene su tienda de nombre Tattoo Club con tres artistas más y hasta el momento han tatuado a deportistas, reinas y cantantes famosos de nuestro país, él no se imaginaba que este arte además de ser su hobby “llegaría a ser su trabajo y la mayor pasión de su vida”, expresa Alejandro.

Alejandro ha viajado a Costa Rica, Guatemala, Panamá, España y próximamente a México donde ha ido a seminarios y convenciones de tatuadores, hasta la fecha tiene seis reconocimientos y dos premios internacionales de lo cual se siente muy orgulloso de representar a Nicaragua. Alejandro comparte la importancia de viajar porque conoces otra cultura, gente y profesionalmente te actualizas,  ves  y asimilas el desarrollo de los otros países y venís con un cambio, con ánimos de innovar en el área que te desempeñas .

alejandro molina aiesec

Le preguntamos lo más curioso que le ha pasado en sus viajes  y nos contó que estando en España con unos compañeros de diversos países  pusieron música nicaragüense en el local y fue muy emotivo ver como otras personas nos conocen y valoran nuestra cultura.

Como emprendedor él piensa que debemos de arriesgarnos y como jóvenes a veces no tenemos apoyo ni presupuesto disponible pero si empezás con cosas pequeñas vas creciendo y  haciendo cosas grandes, no hay que desistir y no hay que decir “no puedo” porque si es algo que te gusta todo saldrá bien.

alejandro molina aiesec

Soy mujer y soy una líder

El 60% de las personas que realizan un voluntariado con AIESEC Nicaragua son mujeres. ¿Qué significa? Bueno, que las mujeres estamos rompiendo estereotipos y estamos en continua búsqueda de experiencias que aporten a nuestro crecimiento personal y profesional, además que luchamos por un mundo equitativo y justo.

Mi primer acercamiento con AIESEC fue cuando buscaba de manera impaciente una organización que me permitiera realizar un intercambio estudiantil. La primera vez que me contacté con alguien de la organización pensé que era trata de personas, luego investigué más acerca de ellos y me di la oportunidad de ver de qué se trataba.

marling aiesec nicaragua

Cuando buscaba en Google como realizar un intercambio internacional, no pensé en que por ser mujer sería más difícil, o que no tendría el valor o que no podría, al contrario solo pensaba en el crecimiento que esa experiencia me daría.

Me uní a AIESEC porque miré en esta organización la oportunidad de lograr mis metas personales y profesionales, sin embargo la verdadera razón por la que realizo mis actividades con el más grande amor, compromiso y pasión, es por la oportunidad de empoderar a otras mujeres y aportar al cambio de mi país.

marling aiesec nicaragua

Actualmente soy coordinadora de área y también parte del equipo de soporte nacional de AIESEC, en uno de mis roles colaboro en conjunto con un equipo compuesto de 4 chicas, a través del otro rol colaboro con 3 chicas más que a su vez lideran a más personas. No solo son 60% de mujeres las que realizan el voluntariado, sino que dentro de la organización la presencia de mujeres en cargos de toma de decisiones se hace sentir.

Por lo tanto puedo decir que AIESEC en Nicaragua empodera a mujeres jóvenes y contribuye al desarrollo personal y profesional de las mismas.

¿Por qué el mundo necesita jóvenes voluntarios?

Hoy en día existen muchas razones por las cuales las personas nos agobiamos, una de ellas es el planeta donde habitamos, sabemos que las cosas están mal y pensamos que seguirán estando mal, perdemos el tiempo diciendo que los daños que se han hecho no tienen remedio y que las generaciones anteriores tienen la culpa, actualmente existen voluntariados que se dedican a juntar jóvenes y accionar a amenazas de todos los días como el medio ambiente, la educación y hasta ayudar a los más necesitados, pero ¿Serán suficientes para marcar un cambio?

maxresdefault

Las generaciones pasadas pudieron haber tenido errores, pero sin duda eso no justifica que los  jóvenes nos quedemos con los brazos cruzados, al contrario, a como nuestros “papás” afectaron ciegamente al mundo, nosotros podemos marcar el cambio, el mundo busca talento joven que sea capaz de hacer grandes cosas a cambio de nada, los programas de voluntariado son un gran canal para hacer que estas cosas pasen, puesto que manejan objetivos alcanzables a corto y a largo plazo siempre con resultados positivos para todos y para quienes más lo necesiten.

¿Cuándo puedo ver resultados de mi ayuda?

Depende el tipo de ayuda que brindes, por ejemplo existen organizaciones que realizan voluntariado con jóvenes para alguna colecta para llevar a cabo un proyecto de razón social, en Nicaragua, TECHO lo hizo por dos días para ayudar a los lugares más pobres del país y así velar por una casa para personas de escasos recursos, misión Bosawas realiza campañas y eventos de concientización para una de las reservas más importantes de la región. Todas estas organizaciones hacen proyectos a largo plazo pero se relacionan por que explotan a la medida posible el talento joven.

voluntariado nicaragua

¿Por qué jóvenes?

La principal razón redunda en que somos la esperanza del mañana y que a través del buen ejemplo se van creando líderes que hagan de este mundo un lugar lleno de oportunidades y sin contaminación.

Quiero marcar la diferencia ¿Cómo empiezo?

Existen voluntariados de todos los tipos y tamaños, pequeñas que son formadas por otras instituciones y se dedican a labores limitadas como colectas o siembras de árboles en lugares públicos, medianas que realizan tareas en regiones preestablecidas como Managua u otro departamento, y las grandes como AIESEC que está presente en más de 124 países y trabajan en conjunto con jóvenes y en distintos proyectos en pos de una razón social.

En AIESEC formamos jóvenes líderes del hoy y el mañana, con nuestro voluntariado global permitimos aprender de diferentes culturas y dejar una huella en lugares que necesita talento joven, países como Colombia, México y Argentina poseen proyectos que abarcan temas como medio ambiente, desigualdad y hasta apoyo para empresas del sector.

 

¿Por qué ser voluntaria si no me pagan?

Como yo, existimos muchos que trabajamos voluntariamente en organizaciones SIN SALARIO y muchísimas veces hemos tenido que responder al típico “¿Y para qué trabajas gratis?”, durante los meses de experiencia de este trabajo “gratis” vas construyendo la respuesta a esa pregunta tan necia.

Aquí mi respuesta:

  1. Soy consciente, de que existen muchísimos problemas sociales y ambientales en mi país y que a todos en un momento nos parece importante y urgente trabajar por ellos, pero somos pocos los que nos disponemos y sabemos que si no empezamos la acción, nadie más lo hará.
  1. Soy un agente de cambio, porque creo en el ¨efecto dominó¨ que las personas podemos crear, para no ser solo yo gritando como un cliché más ¡cambiemos el mundo! sino, demostrarles que dentro de lo que sabemos y podemos, contribuiremos al cambio.
  1. Enseño y aprendo, ¿Para qué ser hábil en algo si soy egoísta y no lo comparto? Y desde aquí empieza el ciclo, mis habilidades y capacidades las comparto además de aprender de las habilidades de otros. De esta forma en mi trabajo “gratis” he aprendido muchísimo de liderazgo, ejecución de proyectos y hasta finanzas, cosas de las cuales no tenía la menor idea y también ¡GRATIS!
  1. Creo en la razón de ser de la organización, veo el crecimiento de la misma, veo el resultado de mi trabajo y aún más importante, veo mi espejo del desarrollo como miembro voluntaria dentro de ésta.14344328_1083522321765864_6545130193770715324_n

Y esta es mi experiencia como miembro voluntaria de AIESEC, la organización que trabaja por el desarrollo de liderazgo en los jóvenes por medio de intercambios en el extranjero.

A casi un año de trabajar en AIESEC, aún sigo aprendiendo a ser una buena  líder, aprendiendo a trabajar en sinergia con los equipos, poniendo en práctica y mejorando mis conocimientos de Diseño y Marketing; sé que me queda mucho que aprender y mi carrera dentro de esta organización continúa y aunque todos hablen de mi trabajo gratis estoy muy segura que todo lo aprendido no lo consigo en un trabajo con salario, porque la realidad de Nicaragua es esa.nery aiesec

Si existen tantos jóvenes que aún con título en mano y hasta maestrías no obtienen un trabajo con una remuneración que justifique todos sus estudios, es porque todas las empresas ahora requieren experiencias y ¿Dónde conseguirla si no hay oportunidades de trabajo para nosotros? Es por eso que continúo en AIESEC, sé que mi desarrollo dentro de ésta, completa un gran porcentaje de esa experiencia que necesito; dejando a un lado las funcionalidades y valorando que en cualquier compañía  se necesitan más habilidades de trabajo colaborativo y pensamiento divergente para lograr el cambio “cliché” que en Nicaragua y el mundo necesitamos.

¿Seguirás pensando que el trabajo de los voluntarios no vale la pena?

Luego de cierto tiempo, la palabra “gratis” deja de existir.

Más que amigas de toda la vida, emprendedoras juveniles

Karen y Celeste son unas muchachas en sus 20s que les encanta viajar, salir con sus amigos, la moda y su amistad se remonta desde la secundaria. Afortunadamente tuvieron la oportunidad de estudiar la misma carrera y siempre quisieron montar un negocio, solo que todavía no tenían la idea bien estructurada.raices nicaragua aiesec

Fue hasta que ambas tuvieron la oportunidad de viajar fuera de Nicaragua a realizar un voluntariado, donde se dieron cuenta la importancia de ser embajador de su país, de demostrar tus raíces y el orgullo que se tiene de ser Nicaragüense.

De ahí, el nombre de la marca, Raíces, un emprendimiento en el área de calzado, que comenzó hace 9 meses que busca como resaltar las raíces nacionales. Describen a la marca como un reflejo de Nicaragua, dinámica, viajera, creativa.

Ellas dejaron sus temores atrás y meses antes de graduarse decidieron hacer realidad sus ideas, aplicar los conocimientos que aprendieron en la universidad. Una de las praices nicaragua aiesecrimeras cosas que les ayudó muchísimo en la creación de su proyecto fue ponerse fechas tope para entregar cosas y así poder ir avanzando juntas.  Además de poder aplicar sus conocimientos de imagen y marketing por haber estudiado comunicación, Karen dice estar constantemente aprendiendo aún más de finanzas y negociación.

Así mismo destaca que la colaboración con su artesano es muy importante, citándola “nuestro artesano más que un colaborador dentro de la empresa es el artista detrás de la marca, nosotras somos las creativas, diseñadoras pueden llamar algunos, pues confeccionamos la idea y tomamos decisiones cruciales de cómo se verá el calzado pero la calidad y estética final del producto es gracias a nuestro artista. Por eso quisiéramos siempre mantener esa comunicación horizontal y modelo de colaboración conforme la marca vaya creciendo y nuestras Raíces extendiéndose”.raices nicaragua aiesec

Para todos aquellos que quieren cumplir sus sueños, Karen les recomienda que pierdan el miedo, lo más difícil es dar el primer paso, también que busquen mentores y amigos en que confíen y crean en su idea, de como mejorarla y hacerla realidad.

Si querés saber más de esta marca te invito a seguirlas en Facebook aquí